MIGUEL CAMPOS GRELDES

En esta ilustración, hago énfasis en la impotencia que supongo deberían tener los animales marinos por haberse dañado su habitad por una razón que no tenían la culpa. Por este motivo, coloco frases que dan voz a los animales para entender la impotencia que deberían sentir al no poder hacer nada por sus propios medios para poder arreglar su situación. En esta ilustración caricaturesca y sintética vemos a los animales afectados a raíz de una negligencia humana la cual nos remite a la injusticia provocada. Vivir no es culpa de vivir en desgracia.

¡Hola! Soy de la especialidad de diseño industrial; sin embargo, siempre me he sentido atraído por hacer ilustraciones y arte, en general, para diversos motivos (publicidad, entretenimiento, arte, etc). Me considero una persona que cree que debe utilizar todo lo que este en sus medios para generar un mejor ambiente de vida que armonice con todos los seres inmersos en un todo; es decir, creo que todas las personas debemos aprovechar nuestra creatividad para hacer un llamado a la sociedad en caso necesario para resolver problemas que nos impactan negativamente o para mejorar nuestra calidad de vida. ¿Y qué mejor que hacerlo concientizando a las personas? Confío en que nada.

CÉSAR PACHECO de FREITAS

 

De niño pasaba los veranos en Ancón, en el club de la FAP. Nos quedábamos hasta tres meses, pasando los días en el mar, montando bicicleta y jugando al fútbol con mis amigos.
Hace casi diez años fui por última vez, y ahora pienso cuándo podré no solo volver, sino ver el mar como era entonces.

He colaborado en diversos proyectos sociales con mi tira cómica Ulalá, que cuenta con quince libros publicados. Grabé doce álbumes musicales y realicé presentaciones en Holanda, Irlanda del Norte, España, Brasil y Perú. En 2020 filmé un documental con músicos irlandeses llamado “Legenderry”

RICARDO VÍLCHEZ DÁVILA

El arte que realicé esta caracterizado por demostrar una completa incoherencia y falta de equidad a la realidad de nuestro mar peruano por parte de nosotros y a las empresas industrializadas. Bien es cierto que las empresa ocupan un lugar que no les pertenece y que dañan a raíz de su producción industrial el mar peruano.

Mi nombre es RICARDO VILCHEZ y me caracterizo por ser un dibujante aficionado. Actualmente tengo 43 años y siempre he trabajado de manera administrativa. Me caracterizo por ser una persona bastante tranquila, amena, paciente y orgulloso de poner mi creatividad en esta convocatoria que realiza mi alma mater.

ANDREA PAREDES HUESA

La obra se enfoca en que la energía eólica beneficia en costa, sierra y selva del Perú en la conservación del medio ambiente debido a que es una energía limpia que no contamina, que se genera del viento, a diferencia del petróleo, y que se concentra en las palas de los aerogeneradores. De la cual se distribuye a unas aerobombas que hacen funcionar los aspersores para el regado del sembrío en la agricultura y que también provee energía eléctrica a las comunidades cercanas. Por lo que en mi obra, se puede ver un paisaje dónde confluyen peces del mar en aguas contaminadas por el petróleo, pobladores de la costa, sierra y selva que miran los aerogeneradores y a lo lejos los campos de cultivo beneficiados con esta energía verde.

Mi nombre es Andrea Marysol Paredes Huesa, soy alumna de la PUCP de la facultad de Arte y Diseño y estoy cursando el 4to año de la carrera de diseño gráfico. Disfruto participar en estos concursos porque me permiten aplicar los conocimientos, experiencias y dar rienda suelta a mi creatividad a la par que doy a conocer al público mi arte.

ALISSA VALDIVIA LEMA

Mi obra es muy sencilla, desea reflejar, que, nos encontramos en un hoyo sólido y profundo y que, frente a un desastre de tal magnitud, como es el derrame del petróleo, el peruano, no reacciona, se mantiene impávido, sin decisión, no hace el eco necesario y más bien – como en mi obra – se mantiene sentada, esperando que sea la propia naturaleza que se cure. No es capaz de visibilizar que a sus pies esta naturaleza – en mares y en bosques – le brinda generosamente la vida a cambio de cuidados, a cambio de actuar, le pide con sus ramas que el corazón que bombee nuestros cuerpos, se vista de verde como la naturaleza.
Los tonos son tenues, suaves pues siguiendo las enseñanzas de nuestros antepasados he realizado el pintado con elementos propios, como: espinaca, lechuga, cáscara de limón, frambuesa, arándanos, betarraga, zanahoria, cúrcuma, ajo, olluco, esencia de té y para aclarar tonos, el uso de la fécula de maíz; además de las acuarelas de color negro y azul.
¡Es momento de actuar!

 

“Vidas mutilando a la vida”

El cuidado de nuestro ambiente no es una opción, es una exigencia que todo ser humano debemos de tener presente en nuestra cotidianeidad. El efecto de la indiferencia, la falta de consciencia, el incipiente desarrollo de la sensibilidad ambiental es lo que produce mí, indignación y por ello, hace varios años y de manera comprometida, procuro ser en mis entornos cercanos, la pantalla visible de acciones de mejora ambiental, tanto en la familia, como en el trabajo y en todos los lugares que se requiera.
Soy docente de Profesión, en la especialidad de Inicial y luego los años me dirigieron al trabajo con adultos.
Hace 5 años, se implementó en la Facultad de Educación, el Área de Bienestar; desde su creación se estableció la línea de trabajo: medio ambiente y entornos, para realizar actividades diversas en beneficio de la Vida Saludable y de nuestro medio ambiente con apoyo de diversas oficinas como Clima de Cambios y otros.

MARIJORIE SANTIAGO ALBITES

Resulta difícil imaginar que el mar se pueda ahogar, sin embargo, esto es exactamente lo que pasa cuando ocurre un derrame de petróleo. En la imagen, las olas del mar están presentadas en una forma que evoca una mano humana que en medio del mar contaminado pide auxilio.

 

Comunicadora audiovisual y locutora profesional con interés en la pintura y el arte.

“Ahogo”

ROXANA RUÍZ SOTO

¿Qué podemos hacer ante este desastre? Es la primera interrogante que me surgió antes de realizar este dibujo, la naturaleza nos da más de lo que nosotros por ella, cuando ocurrió el derrame de petróleo en la refinería La Pampilla, una de las aves más representativas de la costa peruana, el guanay, de plumajes y ojos hermosos, que habita en una de las áreas naturales protegidas, venía siendo afectada, muchas de ellas consumidas por el petróleo, perecieron sin comprender lo que pasaba en el lugar donde vivían, sufrí al ver como agonizaban y morían, fue muy frustrante y aún más saber que la mitad de las aves rescatadas por la ingesta no sobrevivirían, retraté a esta ave en su esplendor junto a la mía en medio de dos tiempos; el primero, representado por las personas que mancharon sus manos del negro y oscuro luto de nuestro litoral, las máquinas de bombeo “skimmers” que si hubieran sido utilizadas inmediatamente, podrían haber salvado muchas vidas, evitando que el petróleo se expanda y contamine todo el mar; y en el otro lado del tiempo, reflejo mi visión hacía el futuro, un lugar más puro y libre de contaminación, donde aprendamos verdaderamente sobre la importancia de proteger el medio ambiente, utilicemos sus recursos de la manera más natural, sin afectar el ecosistema, porque el sol es único, dependerá de nosotros elegir el tiempo.

“El guanay y yo, el sol es uno en medio de los dos”

Soy Licenciada en Administración, laboro como Asistente de la Secretaría Académica de la Facultad de Arte y Diseño, autodidacta desde los 10 años en dibujo, pintura, canto y ya luego en mi adolescencia tocando la flauta transversal, me considero una persona protectora de los animales, en especial de las aves y también en el cuidado de las plantas. He viajado por distintos lugares en busca de la convivencia con la naturaleza; así como, aprender más de su flora y fauna; ha sido una gran experiencia conocer con la supervisión y guía del SERNANP, la Reserva Nacional Pacaya Samiria en Loreto y la Reserva de Tambopata en Madre de Dios; he visitado centros de rescate animal como el “Zoo Ave” en Costa Rica, que busca concientizar a la población sobre el respeto y cuidado de la vida silvestre, ya que muchos de ellos no retornarán a su habitad natural por haber sido domesticados. Conocer el Aviario Nacional de Colombia, fue uno de los sueños más lindos que pude cumplir en mi vida.

error: Content is protected !!