Alumn@s egresados de la especialidad de escultura

Alejandra Ortiz de Zevallos

29km – Surcosonante

Instalación de sonido y video proyección

Medidas: variables

2019

Hay algo profundo en lo audible e invisible que nos aleja del mundo concreto y disuelve los límites del cuerpo en un espacio desconocido y común. Es la posibilidad de ponernos en contacto con las vibraciones de un vientre interno que recoge y activa la memoria, para desde allí recuperar el vínculo con el territorio. Un momento subjetivo sostenido en el cuerpo colectivo. Poner en diálogo esas conexiones y vivencias, es sacar a flote un tejido social subterráneo que nos vincula a unos con otros en medio del distante caos urbano, incluso sin saberlo.

“29km” busca generar una experiencia sensorial inmersiva. El espectador se introduce a este flujo a través de un viaje sonoro (5.1 canales de audio y un subwoofer) en un primer espacio en total oscuridad. El recorrido continúa en una segunda sala donde transcurre una vídeo-proyección que narra el viaje por las infraestructuras hidráulicas prehispánicas de esta ciudad.

Este proyecto tiene como antecedente un proceso de investigación de carácter participativo con dos grupos de vecinos al canal en sus extremos (Chorrillos y Santa Anita) a quienes estoy profundamente agradecida. 
 

Alejandra Ortiz de Zevallos

Cristina Távara

Soy espejo

Video

Medidas: variables

2019

Podemos ser en la red explosión de sexos, nombres, formas, edades, nacionalidades, identidades. La posibilidad de hacerse, deshacerse manipular, moldear y editar la realidad responde a un malestar social que crea en nosotros una necesidad performativa, el deseo por ser visto y a la vez paranoia ante la excesiva exposición del yo. Buscamos espacios liberadores de formas, protegidos bajo el anonimato para satisfacer deseos, necesidades o carencias. Nos dejamos llevar, nos transferimos al otro, reflejamos…somos espejo.

Cristina Távara

Francisco Rojas Huaman

“Disonancia ritual Carcinoma”

Escultura metal  forjado – Instalación

Medidas: variables

2019

Lucha – Ruido – Bulla – Grito – Destructividad – Insolencia – Catarsis – Desahogo – Laxitud – Balance.

En una cultura de idealismos endurecidos que convierten mentiras en “formas de vida”, el proceso de la verdad depende de si existen personas lo suficientemente agresivas y libres, o en otras palabras más exactas: personas desvergonzadas. Los dominadores pierden su autoconciencia real frente a los locos, los payasos, los cínicos, los insolentes y el ruido.

El ruidismo es lo que más puede acercarse  a la destrucción de la conciencia. La experiencia del ruido puede llevar a cualquiera, hacia un estado mental meditativo y contemplativo. La experiencia del ruido interpretada como ese momento o pausa  ritual de zafarse un momento, un rato un tiempo: contemplar y contemplarse  en una faceta que usualmente no se no es permitido.  

Aquella insistencia del ruido dificulta la aparición de pensamientos extraviados y nos distrae del simple acto de escuchar, lo que inmediatamente sucede en el tiempo presente: la mente tiende a vagar un poco menos y a enfocarse en otras cosas que percibimos y somos. 

Javier Barrionuevo Luna

Re-trato abyecto

Encofrado y materiales mixtos

Medidas: 7 x 10 m.

2019

Desde la imagen y a través de la fotografía del retrato familiar como medio y soporte, llegamos a un artefacto que nos permite materializar tiempo, condensar historia y desnudar la memoria. Sedimentos de celulosa que tejen una narrativa, una versión trizada y fragmentada de nuestra identidad, donde las construcciones identitarias nos formulan cárceles y límites, una violencia implícita oculta en los repliegues de las expectativas, roles sociales y de género. La disidencia no planeada de nuestras diferencias, situación de abyección y resistencia a lo normado, coagulada en una arqueología de objetos que quedaron atrapados en estos roles y fórmulas, una arqueología del control y lo normativo.

Javier Barrionuevo Luna

Jimena Lucía Sánchez Velis

Desborde.

La subversión del cuerpo femenino

Instalación y videoperformance

Medidas variables

2019

El cuerpo femenino es un territorio en disputa, es un soporte en el que se inscriben nuevas formas de dominio y soberanía.

Ser dueñas de nuestros cuerpos es hasta ahora una lucha constante, una lucha donde hemos estado en desventaja, donde nosotras mismas debemos desarrollar nuestros propios recursos y armas. En nuestros cuerpos encontramos también la memoria de la rebeldía, los conocimientos pasados de cuerpo en cuerpo, la desobediencia y la indisciplina.

Nuestros cuerpos son lugares de resistencia y transgresión; a través de ellos rebasamos el límite de lo previsto, nos desbordamos. La historia que los habita habla también de nuestras luchas por ser libres.

Jimena Lucía Sánchez Velis

Ricardo Miguel Varas Aguirre

Desde el pasado se oscurece el futuro

Metal, arcilla, resina, waipe, parafina

Medidas: Variables

2019

El siguiente conjunto escultórico busca sustentar la búsqueda de una atmósfera sagrada abocada hacia el horror a través de una instalación. Estas piezas son arquetipos que he ido produciendo inspirándome en temas como la arqueología y el horror cósmico. Muestran una evolución de cómo un dios puede ser percibido, pero siempre la misma sustancia oscura prevalece: lo inteligible. La experiencia mística se nutre de estigmas, que logran otra visión de la inspiración ancestral. Una dimensión que se entrevé en sueños y delirios.

Ricardo Miguel Varas Aguirre

José Armando Rodríguez Guardamino

Adentrándome en el fuego

Madera, fuego y metal.

Medidas: Variables

2019

A través de la crianza y observación del fuego, busco hacer en la madera como en mi mente, caminos propios para así poder abrir un diálogo entre mi consciente e inconsciente. Esto para poder tomar control sobre mi propia crianza y poder generar un medio que ayude a entender de manera más profunda, si es que no completa. El fuego como elemento podemos encontrarlo en diversas culturas y mayormente podemos asociarlo con lo divino. Es con este poderoso elemento con el que me abro paso hacia el interior y purificar o calcinó todo aquello que habita dentro mío y yace ahí como una distracción.

Considerando esto, es desde elementos que me permiten controlar o mediar con el fuego para volverlo presente hasta el utilizarlo como elemento transformador mismo que imprime su huella en la materia como en mi mente.

Xiomi Cecilia Lazo Malasquez

“P de patria, P de podrido”

Estructura de fierro, esponja, algodón industrial 

gris, Napa Merced siliconada, globos, telas

Medidas: Área 4.70 x 5 m  Altura 4 m

Haciendo visible lo invisible a través de la ironía, criticando a la Marca Perú. Este es un híbrido de escultura y juguete, que hace partícipe al espectador. La infancia  y la realidad en el Perú son intereses que rodean este proyecto. Sosteniendo este híbrido con un atractivo visual de juguete y una estética de lo kitsch.

El peruano no comprende en lo que cree, el Estado solo manipula tapando realidades para tener mejor economía, dejando de apoyar a su mismo paisano.

El Estado es el padre, el juguete la Marca Perú y sus hijos el pueblo peruano

¿Quieres Jugar?

Ven 

Tócame si eres peruano

Xiomi Cecilia Lazo Malasquez

error: Content is protected !!